El tiempo en: San Fernando
26/05/2024
 
Publicidad Ai
Publicidad Ai

Valencia

Investigadores dan indicios inéditos sobre autenticidad del santo cáliz de la última cena

Está custodiado en la catedral de Valencia desde 1437

Publicidad Ai Publicidad Ai Publicidad Ai
  • Santo Cáliz que se encuentra en la Catedral de Valencia. -

Dos investigaciones del profesor de la Universitat Politécnica de València (UPV) Manuel Zarzo, publicadas recientemente, aportan indicios inéditos sobre la autenticidad del santo cáliz de la última cena, custodiado en la catedral de Valencia desde 1437.

Zarzo explica que la investigación se ha de hacer desde tres puntos de vista, uno de ellos la datación de la copa, que "es esencial, pues es condición necesaria para ser auténtica el haber sido tallada antes de la Última Cena", ha informado en un comunicado la UPV.

"Por otra parte, hay que seguir investigando en la trazabilidad de la copa desde Jerusalén hasta Huesca, pues los indicios de su presencia en la Península Ibérica son muy escasos antes del siglo XII. Y por último, hay que plantearse qué probabilidad hay de que sea una falsa reliquia", añade.

Una datación precisa

La primera cuestión la aborda con detalle en una de sus recientes investigaciones, publicada en la revista Heritage, en la que concluye que el patrón de diseño de la copa de ágata, la moldura del borde y de la base concuerdan con las copas de época helenístico-romana.

Sin embargo, Zarzo opina que la clave para una datación más precisa está en la tecnología del vidrio, cuya elaboración por soplado data del siglo I antes de Cristo.

"Anteriormente, los recipientes de vidrio se fabricaban con moldes, siendo caros y poco transparentes. La disponibilidad de vasos más transparentes fue una revolución, pues permitían apreciar la calidad de los vinos, de modo que su comercio se extendió rápidamente por todo el Mediterráneo", relata.

Según afirma, "dicho desarrollo entró en competencia con los vasos tallados en piedra preciosa, muy valorados por las clases aristocráticas, lo que obligó a los artesanos a reducir el espesor de estos vasos para aumentar su transparencia. Pero, en el caso del Santo Cáliz, el espesor del ágata hace pensar en una manufactura anterior al boom del vidrio por soplado, anterior a la Última Cena".

Trazabilidad desde Jerusalén hasta Huesca

Respecto a la trazabilidad de la copa desde Jerusalén a Huesca, durante 800 años "suscita muchos interrogantes, ya que hay muy pocos vestigios de la presencia del Santo Cáliz en la provincia de Huesca con anterioridad al siglo XII", motivo por el que mucha gente considera que "no puede demostrarse que la reliquia venerada en València sea el auténtico Cáliz de la Última Cena".

Zarzo ha revisado algunos de estos indicios, como los propietarios de la copa, supuestamente la familia de san Marcos evangelista.

"Si Marcos acompañó a San Pedro a Roma y tuvo una estrecha vinculación con él, esto hace verosímil que la copa de la Última Cena viajara hasta Roma, como afirma la tradición", apunta en otra de sus anteriores publicaciones.

La hipótesis de una falsa reliquia

"Si en época medieval, antes del siglo XII, un orfebre hubiese manufacturado un preciado Cáliz a partir de una copa de ágata con la pretensión de que fuese considerado como el auténtico Cáliz de la Última Cena, ¿por qué habría elegido una copa tallada en piedra preciosa?", se pregunta.

A su juicio, "lo razonable habría sido un cáliz de oro o quizás de plata, pues los vasos sagrados de uso litúrgico han sido elaborados con metales nobles desde el siglo tercero".

"Es muy improbable que se hubiera elegido una copa de este material, pues no existen yacimientos de ágata en la Península Ibérica, y esta copa (o bien el ágata en bruto para ser tallado) tendría que haberse traído de muy lejos". De hecho, se especula que la piedra original del Santo Cáliz podría proceder de la India".

Por otra parte, aporta otras claves relevantes en un reciente estudio publicado en la revista Religions como que "las excavaciones arqueológicas en las décadas de 1970 y 1980, en Jerusalén y alrededores, han descubierto una gran cantidad de recipientes tallados en piedra caliza de época romana".

Estos hallazgos han puesto de manifiesto que, en época de Jesucristo, era habitual el uso de recipientes tallados en piedra para usos rituales de ámbito doméstico, probablemente porque se consideraban inmunes a la impureza ritual, lo que supone que "no necesitaban ser purificados previamente a su utilización".

Esta cuestión no ha recibido demasiada atención hasta la fecha en los estudios sobre el santo cáliz pero, según Zarzo, "desde un punto de vista teológico es muy simbólico que Jesús hubiese utilizado un cáliz preciado no susceptible de impureza para instituir la Eucaristía".

"Este conocimiento es relativamente reciente, pero era totalmente desconocido en época medieval, lo cual refuerza la autenticidad del Santo Cáliz de Valencia", concluye.

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN