El tiempo en: Radio La Isla
Miércoles 28/02/2024
 

Radio La Isla

El plan de desarrollo de los suelos de San Carlos en La Isla incia el punto y final de Sogescar

El Ayuntamiento de San Fernando plantea la disolución de Sogescar, SA, la sociedad participada por ESISA junto con GIA y la promotora Sando para el presente año. Una empresa, heredada de gobiernos anteriores, que ha requerido de la aportación económica de la empresa municipal alcanzando la cifra de 2.376.453€. El modelo que se planteó en […]

El Ayuntamiento de San Fernando plantea la disolución de Sogescar, SA, la sociedad participada por ESISA junto con GIA y la promotora Sando para el presente año. Una empresa, heredada de gobiernos anteriores, que ha requerido de la aportación económica de la empresa municipal alcanzando la cifra de 2.376.453€.

El modelo que se planteó en el momento de la constitución de la sociedad, se fundamentaba en la creencia de que toda inversión inmobiliaria se vería forzosamente revalorizada con el simple paso de los años. El paradigma de la burbuja inmobiliaria que desembocó, posteriormente, en la gran crisis financiera, a partir de 2007.

Superado ese modelo de mercado inmobiliario, una vez ya concluidos todos los instrumentos urbanísticos necesarios para que se pudiera comenzar la ejecución de la urbanización para la posterior edificación prevista en el plan, es el momento de cambiar de modelo de desarrollo. De esta manera, la intención del Ayuntamiento es dejar de asumir un sobrecoste periódico añadido por la empresa municipal y que recae, en definitiva, en el ayuntamiento y ciudadanía.

Por todo ello, desde el Gobierno municipal, a través de ESISA, se plantea la disolución de la sociedad en este mismo año, de manera que se distribuyan tanto derechos como obligaciones entre los socios de Sogescar. Esto se haría en función de la participación de cada uno para que, a partir de la disolución, la empresa municipal pueda actuar con autonomía y eliminando costes.

El primer paso, por tanto, antes de proceder a la formalización del proceso de disolución y liquidación es el de llegar a un acuerdo con los socios en la distribución de activos y pasivos, teniendo en cuenta que se trata de un activo en forma de parcelas. Para ello ya se ha iniciado el proceso de negociación correspondiente, con el ánimo de que pueda existir un acuerdo a corto plazo.

En paralelo, se viene trabajando ya en ESISA para que, una vez resuelta la disolución, se pueda acometer el desarrollo del suelo bajo un nuevo modelo y eliminando los sobrecostes que hasta ahora se han tenido que asumir.

 

Antigua fábrica

Sogescar nace como solución tras el cierre de la empresa de fabricación de bienes de equipo, conocida como la Fábrica de San Carlos. Por aquellos entonces, se buscó como solución la compra de los terrenos por esta sociedad que se constituiría con capital de Unicaja, ESISA y una promotora (Sando).

Con el importe de la compra de los terrenos se abonó una indemnización a los trabajadores de la fábrica con la intención de que tras una recalificación de los terrenos de industrial a residencial y comercial se recuperara la inversión realizada.

La viabilidad económica de la operación, tal y como se tenía planificada en 2001, cae en el mismo momento en el que sobreviene la crisis financiera y el fin de la burbuja inmobiliaria de la época. A partir de este momento, los modelos de desarrollo basados en la revalorización necesaria de los activos inmobiliarios dejan de funcionar y deben sustituirse por modelos basados en la aportación de valor real.

El concejal de Desarrollo Económico, Conrado Rodríguez, entiende que “estamos ante una oportunidad histórica de comenzar una nueva etapa en un proyecto que se ha estancado durante más de 20 años”. “A lo largo de estos últimos años se han ejecutado los instrumentos urbanísticos necesarios y es el momento de dar el cambio de rumbo necesario para el desarrollo de este suelo y la puesta en valor para la ciudad bajo un nuevo modelo“, según Rodríguez

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN