El tiempo en: Radio La Isla
Martes 27/02/2024
 

Radio La Isla

La Comunidad de Fadricas advierte de las consecuencias de los «botellones» en el polígono

La comunidad de propietarios del polígono industrial Fadrícas I, ha dedicado los últimos días a hacerle llegar los jóvenes, a través de las redes sociales, información para concienciarlos de las consecuencias que puede conllevar celebrar botellones en este polígono. El suelo del polígono industrial, a diferencia de un calle o una plaza cualquiera de la […]

La comunidad de propietarios del polígono industrial Fadrícas I, ha dedicado los últimos días a hacerle llegar los jóvenes, a través de las redes sociales, información para concienciarlos de las consecuencias que puede conllevar celebrar botellones en este polígono.

El suelo del polígono industrial, a diferencia de un calle o una plaza cualquiera de la ciudad, es un centro de trabajo, en el que en sus calles hay un constante trasiego de camiones, furgonetas y vehículos para traer o retirar de las naves industriales y locales comerciales todo tipo de mercancías. Por lo que al permanecer en la calle bebiendo y obstaculizando el tránsito de los vehículos, ponen en grave peligro su integridad física ya que pueden ser atropellados.

Las naves industriales, a diferencia de cualquier casa o edificio de la ciudad, cuentan con cajas eléctricas que tienen una tensión industrial de  380 o 400 voltios, tensión suficiente para causar la muerte inmediata por una manipulación indebida de dicha caja eléctrica. Sin que debamos olvidarnos de los centros de transformación y del centro de entronque, que recibe energía en alta tensión (30 kilovoltios) o en media tensión (10, 15 o 20 kilovoltios) y la entrega en media o baja tensión para su uso por los usuarios finales, normalmente a 400 voltios en trifásica y 230 en monofásica.

De otra parte, la Ley 7/2006, de 24 de octubre, sobre actividades de ocio en espacios públicos, y también la Ordenanza Municipal pertinente, establecen la prohibición de beber o miccionar en la calle, con multas de 160€ por beber y 128€ por miccionar en las vías públicas de San Fernando.

Por último, las consecuencias de la gran cantidad de basuras que quedan en las calles del recinto después de “las celebraciones”, una situación que es inasumible por parte de la comunidad de propietarios y que entre otros motivos, perjudica gravemente la imagen de este polígono industrial.

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN