El tiempo en: San Fernando
Jueves 23/05/2024
 

Andalucía

Más del 45% de los españoles se han hecho al menos un proceso de medicina estética

Cada vez más personas están padeciendo efectos adversos, sobre todo, la necrosis, que puede dejar al paciente una secuela de por vida

  • Uno de los tratamientos de medicina estética

El 46,6 por ciento de la población española se ha realizado al menos un tratamiento de medicina estética, un campo en el que el desconocimiento ciudadano sobre estas prácticas ha propiciado un elevado intrusismo que pone en riesgo la eficacia y seguridad de estos procedimientos, que pueden generar efectos adversos.

De acuerdo con el estudio 'Percepción y uso de la Medicina Estética en España 2023' de la Sociedad Española de Medicina Estética (SEME), que se ha presentado este jueves en el 39 Congreso Nacional de Medicina Estética en Málaga, casi un 10 % de la población percibe como “normal” hacerse tratamientos de medicina estética en su domicilio, lo que el presidente de SEME, Juan Antonio López, ha tildado de "gravísimo" en una rueda de prensa.

Como ha añadido el vicepresidente del SEME, Sergio Fernández, cada vez más personas están padeciendo efectos adversos, sobre todo, la necrosis, que puede dejar al paciente una secuela de por vida.

 Desconocimiento entre los pacientes

Según ha criticado la coordinadora del programa científico del congreso y tesorera de SEME, Petra Vega, hay incluso un gran desconocimiento por parte de la población que se ha sometido un tratamiento.

"Si no sabe que un relleno lo ha de pinchar un médico, no tiene ni idea de sus posibles efectos adversos, de lo que implica para su salud y por eso piensa que se lo puede hacer en cualquier sitio, porque lo ve en redes sociales. Pero señores, no es lo mismo pintarse las pestañas que someterse a un tratamiento", ha indicado.

En concreto, el 22 % de los 1.500 encuestados en el informe reconoció no saber qué es exactamente la medicina estética y el resto hizo referencia a conceptos que se incluyen en la definición de medicina estética, como "cuidado del cuerpo, salud, sentirse bien, autoestima, supervisión médica o tratamientos sin cirugía".

Por este motivo, durante el 39 congreso nacional de la SEME se presenta la iniciativa '#Nosintumedico', con el objetivo de que los más de 2.500 médicos asistentes lo usen en sus comunicaciones de medicina estética e informen a sus pacientes, así como el resto de actores de que tienen "un papel clave para concienciar a la población: instituciones, industria y medios de comunicación", ha afirmado su presidente.

 Mayor polarización e influencia de las redes sociales

Según este estudio, el perfil de los pacientes se ha polarizado en el último año y se ha ampliado el espectro de edad.

En concreto, los casos de las personas que se someten a estos tratamientos han aumentado entre un 14 y un 20 % en los pacientes entre 16 a 25 años y entre el 28 y el 38 % en las personas mayores de 45 años.

El vicepresidente del SEME ha precisado, además, que hay tratamientos más demandados que otros por ser mejor vistos en redes sociales como Instagram y ha precisado que la gente joven se realiza sobre todo modificaciones de rasgos sociales, como labios o pómulos.

 Cierta percepción de elitismo

El estudio, en el que se han llevado a cabo 1.500 entrevistas, refleja que hay "cierta percepción de elitismo o falta de asequibilidad a la medicina estética por clases más bajas", que buscan "alternativas".

En concreto, el 6 % de las personas que se realizan estos tratamientos pertenecen a la clase baja, el 25 % a la clase media y el 69 % a la alta o media-alta.

Sin embargo, según ha afirmado el presidente de SEME, a día de hoy hay procedimientos asequibles "para todas las economías".

"Proporcionalmente la medicina estética es mucho más asequible que antes. Pero esta percepción puede ser una causa para recurrir al intrusismo, que es una lacra y puede convertir una medicina del bienestar en una medicina del malestar", ha indicado López.

Además, según este análisis, el 69 % son mujeres y el 31 % son hombres, de manera que los pacientes mayoritarios continúan siendo mujeres de 35 a 54 años.

Los tratamientos más demandados en España en 2023 han sido IPL (luz pulsada intensa), rellenos con ácido hialurónico, mesoterapia, PRP (plasma rico en plaquetas) y toxina.

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN