El tiempo en: San Fernando
Viernes 12/04/2024
 

Andalucía

¿Sin ganas de salir de casa ni ver a nadie? Puede que tengas el síndrome de hikikomori

¿Te sientes agobiado por la sociedad, la familia o el trabajo? ¿Te cuesta relacionarte con los demás y prefieres quedarte en tu habitación?

Publicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
  • Aislamiento social. -

¿Te sientes agobiado por la sociedad, la familia o el trabajo? ¿Te cuesta relacionarte con los demás y prefieres quedarte en tu habitación? ¿Has perdido el interés por todo lo que te rodea y solo te dedicas a ver la televisión, navegar por internet o jugar a videojuegos? Si has respondido afirmativamente a estas preguntas, puede que sufras de hikikomori, un fenómeno social y psicológico que afecta cada vez a más personas en España y en el mundo.

El término hikikomori proviene del japonés y significa literalmente "aislarse" o "apartarse". Se refiere al síndrome de aislamiento social, que consiste en recluirse voluntariamente de la vida social, buscando grados extremos de confinamiento y soledad. Los hikikomori suelen pasar la mayor parte del tiempo en sus habitaciones, sin comunicarse con nadie y sin salir de casa durante meses o incluso años. El perfil típico de los hikikomori es el de jóvenes, sobre todo hombres, que se sienten presionados, frustrados o decepcionados por las exigencias de la sociedad, y que escapan a la privacidad y seguridad de sus dormitorios, viviendo en un mundo paralelo o virtual.

El hikikomori es un problema de salud mental que requiere atención profesional y apoyo familiar, ya que puede tener consecuencias negativas para el bienestar físico y emocional de los afectados. Algunas de las causas que pueden provocar el hikikomori son la fobia social, la depresión, el acoso escolar o laboral, el estrés, la timidez, la baja autoestima o la falta de habilidades sociales. Algunos de los síntomas que pueden indicar que una persona es hikikomori son el rechazo a salir de casa, el aislamiento de los amigos, la falta de interés por el estudio o el trabajo, la dependencia de las nuevas tecnologías, la pérdida de la noción del tiempo, la falta de higiene o la irritabilidad.

Un fenómeno global El hikikomori se consideraba un fenómeno exclusivo de Japón, donde se estima que hay más de medio millón de casos. Sin embargo, estudios recientes han demostrado que el hikikomori no está ligado únicamente con la cultura japonesa, sino que cada vez está más presente en el resto de Europa y en toda España. Los expertos señalan que el hikikomori es un fenómeno global, que responde a las características de la sociedad actual, marcada por la competitividad, la individualización, la precariedad y la falta de oportunidades. Además, la pandemia de la covid-19 ha agravado la situación de muchas personas que ya sufrían de aislamiento social, al limitar sus contactos y sus actividades. Por otro lado, la pandemia también ha servido para visibilizar el problema del hikikomori y para sensibilizar a la opinión pública y a las autoridades sobre la necesidad de ofrecer recursos y soluciones a los afectados y a sus familias.

¿Qué se puede hacer? El tratamiento del hikikomori suele ser multidisciplinar, e implica la intervención de psicólogos, psiquiatras, terapeutas, educadores y familiares. El objetivo es ayudar al hikikomori a recuperar la confianza, la motivación y las habilidades sociales necesarias para reintegrarse en la sociedad. Algunas de las estrategias que se pueden emplear son la terapia cognitivo-conductual, la terapia familiar, la terapia de grupo, el apoyo escolar o laboral, el ocio saludable o el voluntariado.

Sin embargo, el primer paso para superar el hikikomori es reconocer que se tiene un problema y pedir ayuda. Muchas veces, los hikikomori se niegan a admitir que están enfermos y se resisten a recibir tratamiento. Por eso, es fundamental que los familiares, los amigos y los profesionales estén atentos a las señales de alarma y ofrezcan su apoyo y comprensión al hikikomori, sin juzgarlo ni presionarlo. También es importante que los hikikomori sepan que no están solos, que hay otras personas que han pasado por lo mismo y que han logrado superarlo.

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN